Encuadernación artesanal Cartas Astrales

 

No hay dos iguales. El Horóscopo (=»indicador de hora») o Carta Astral es un mapa o diagrama del cielo calculado y trazado con total precisión tal y cómo aparece desde el lugar y la hora exactos del nacimiento de la persona. Este mapa determina la potencialidad y características de esa persona, nacida en un tiempo y lugar específicos sobre el planeta Tierra.

“Tiene la forma de un mandala y muestra el sistema solar completo que vive dentro de ti. De ahí que el signo que mande sea justamente el solar (el que buscamos cuando leemos el horóscopo tradicional), el cual define la esencia de la persona. Pero también es importante saber cuál es nuestra luna, lo cual habla sobre nuestras emociones; en qué signo está nuestro Venus, lo cual muestra la manera cómo amamos; o dónde tenemos a Marte, que indica cómo tomamos acción por lo que deseamos, entre otros aspectos” y así con todos los planetas…

Todas las Cartas están hechas de los mismos ingredientes: los doce signos zodiacales, las doce casas, los ocho planetas conocidos, el Sol y la Luna y sus interacciones o aspectos. Sin embargo cada Carta  es diferente porque en cualquier momento dada la disposición de todos esos factores cambia; dicho de otra forma estamos construidos con la misma materia prima, con los mismos impulsos y energías pero hay una disposición individual de estas energías que imprime  un sello de unicidad; hay una individualidad creativa que hace de estas energías básicas una obra de arte peculiar y única, que es la vida individual de cada persona.

La Carta Astral es una semilla o un proyecto de todo lo que, en modo potencial, pertenece a la personalidad de una persona… si alcanzara a florecer plenamente y fuera totalmente consciente.  La podemos representar como un Mandala único, diferente e individual, la expresión simbólica de la integridad potencial de la vida y de la psique de una persona. En el más auténtico de los sentidos, es un “mapa de ruta”, porque el objeto con que se estudia no es superar las influencias de los planetas, sino más bien dejar que en la propia vida haya margen para expresar todas aquellas cualidades e impulsos que se hallan simbolizados en la carta.

Cuando observamos el Mandala de la Carta Astral podemos imaginarnos que es como una “fotografía” del Cosmos en el momento de nacer, de cómo y dónde estaban ubicados los planetas en el día, la hora y el lugar que naciste, y con ello la ocupación de los signos del zodiaco en las 12 casas de la carta astral. lo que imprime el modelo de nuestro código energético. En esta “foto” vemos la Tierra en el centro y todos los planetas con el Sol a su alrededor, a las distancias que se encuentran los unos de los otros; es como si hubiéramos tomado esa foto desde debajo de la Tierra y la pusiéramos por encima de la cabeza con el Norte apuntando hacia delante el Sur hacia la espalda, con el Este a la derecha y el Oeste a la izquierda. Como lo vemos en la representación de la Carta está al revés, el Este queda a la izquierda y el Oeste a la derecha.

La Carta Astral que realizo se basa en el cálculo de las posiciones con el programa  Profesional Astrológico Astroworld del que tengo licencia de uso y que permite realizar los cálculos sin posibilidad de error.  Consta de alrededor de 90 páginas, incluyendo explicaciones generales para que comprendas bien todos los protagonistas y elementos en escena del Teatro Astral, así todas las explicaciones de  los resultados obtenidos con el programa Astroworld.

Está realizada con mucho cariño, con un diseño personalizado, encuadernada artesanalmente con  técnica japonesa (las páginas están cosidas con hilo de colores o cuerda rústica).

 

Un libro, tu Carta personal cargada de energía, símbolos e información, para tener siempre a mano.

 

Encuadernación y diseño: www.lespritdupapier.com

error: Copyright © ¡Prohibida copia!